INICIAMOS LAS CLASES DE AEROYOGA

¿QUÉ ES EL YOGA AÉREO O AEROYOGA?

El yoga aéreo, aeroyoga, o yoga en suspensión  es una modalidad o variante del yoga, en la cual se incluyen una serie de posturas y movimientos  sobre un columpio formado por una tela, el cual se encuentra colgado del techo, por lo cual no vamos a mantener contacto con el suelo. Estos columpios empleados en el aeroyoga pueden llegar a soportar hasta 300 kilos en algunos casos, por lo que el riesgo de rotura de los mismos es casi inexistente. Se incluyen una gran variedad de posturas del Hatha Yoga, así como movimientos propios del Pilates y de la gimnasia holística.

BENEFICIOS 

Practicar yoga aéreo va a suponer obtener una serie de beneficios que con el yoga tradicional no se podrían obtener, además de potenciar con nuevo ángulos de trabajo, debido a la suspensión. Su amplitud de movimientos hará que las articulaciones puedan trabajar mas libremente. Se va a realizar un trabajo muscular de consideración, especialmente en la región del core o centro de nuestro cuerpo ya que deberemos mantener el equilibrio.

CIRCULACIÓN Y LA RESPIRACIÓN

El estar cambiando constantemente de postura, el estar boca abajo, unido al trabajo físico realizado, hará que nuestro sistema circulatorio se active aun mas que en el yoga terrestre

DRENAR EL SISTEMA LINFÁTICO

El buen estado de este sistema es fundamental para gozar de un excelente estado de salud, ya que desintoxica y previene el envejecimiento. Se realiza mediante un masaje en aquellas zonas donde se encuentran ubicados los ganglios que lo componen, especialmente en las axilas y en la zona del cuello.

RIESGOS Y CONTRAINDICACIONES

Vamos a encontrar una serie de contraindicaciones en el yoga aéreo que van a limitar su práctica a determinados colectivos.

Por lo general, las personas que padezcan cualquiera de los siguientes problemas deberán consultar con su médico antes de iniciar sus clases de yoga:

  • En caso de haberse sometido recientemente a una cirugía.
  • Si se padece artrosis o artritis.
  • Casos de desprendimiento de retina o de glaucoma.
  • Casos de osteoporosis.
  • Hernias discales o de hiato.
  • Problemas de hipertensión o de hipotensión.
  • Derrames cerebrales
  • Padecimiento de vértigos.
  • Casos de desmayos
  • Cefaleas frecuentes
  • En caso de enfermedades cerebrales o del sistema nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

aceptar